jueves, diciembre 10

Diario de una aprendíz de escritor, día XII

Y tras un mes de horribles trabajos y de enfermedades varias, llegamos a la segunda semana de diciembre. A penas 10 días para que nos den las vacaciones. Los afortunados que como yo, se puedan permitir el lujo de no trabajar. Es curioso como estas fechas parecen cambar nuestros pensamientos y nuestros hábitos. El frío nos hace más perezosos y estamos continuamente cansados. Al menos, eso me ocurre a mí.

Naturalmente, continuo escribiendo, aunque menos. Como ya he dicho, estas fechas me vuelven perezosa, (aún más de lo que ya soy por naturaleza). Y repetitiva, también.

Y como escribo menos, estoy leyendo más. Concretamente, ahora estoy entusiasmada con un libro inédito que una amiga mía me ha pasado. Ella está en trámites de publicarlo, de lo cual me alegro mucho. Y desde luego, en cuanto salga al público, pienso hacer una extensa crítica acerca de él. Por ahora, como sigue siendo un manuscrito, me es imposible dar detalles. Pero una cosa os diré, no tiene nada que envidiarle a Crepúsculo, Harry Potter o Laila Winter. (Aunque tal vez yo esté influenciada por el hecho de que la escritora es amiga mía).

Y aquí es donde yo quería llegar. y es que el esfuerzo tiene su recompensa.

Así que ya sabéis, si queréis conseguir algo, trabajad duro, nunca os desaniméis y sobretodo, esforzaos hasta que os parezca que vais a morir en el intento.

viernes, octubre 30

Premios, 1ª parte

Para cambiar un poco de tema, que el de la anterior entrada es un poco sangriento (aunque he intentado rebajarlo a la mínima potencia), vamos a hablar de premios.

Hace muchíssiiiimo tiempo, como unos 100 millones de años luz atrás, la maravillosa Giuly, que Dios la tenga en su gracia, me concedió unos cuantos premios.


Allá van:

Premio Thanks

Premio Amistad






Premio Ángeles





Premio Tu blog vale miles de estrellas

Premio Un día hermoso



Motivo del premio: 
Dar las gracias a todos los que me leen, me siguen y se ríen o lloran (según convenga) con mis locuras, desastres, paranoias y desventuras. A los que me ayudaron a crecer tanto mental como creativamente. Y a los que le dieron una oportunidad al blog a pesar de ser un bizcocho horneado por una aprendiz de cocina.


Reglas:
Pegar el premio en el blog y agradecer a quienes los ayudaron a crecer.


Premio Dulce locura

1. Agradece al blog que te lo otorgó:
Gracias Giuly, del blog "Mi fábrica de sueños"

2. ¿Cuáles son tus cinco grupos favoritos?
Simple plan, Blink 182, Stiff Dylans, McFly y las bandas sonoras.

3. ¿Cuáles son tus cinco libros favoritos? ( no sagas enteras)
Alanna la guerrera, Artemis Fowl, Crónicas de Pryridain, Harry Potter y el cáliz de fuego, y
Los patitos feos también besan, y también Wicked, memorias de una bruja mala.

4. ¿Cuáles son tus cinco películas favoritas?
Películas de Disney-Pixar, El gato que vino del espacio, Grease, Sonrisas y lágrimas, y El patriota.

5. Tus cinco blogs preferidos que sigues (avisalos con un mensaje en su blog)
¡Imposible! Son demasiados, mucho trabajo y poco tiempo.

6. Di cinco blogs que se lo merezcan (pueden ser los mismos de arriba y no te olvides de avisarlos!)
Idem 5.


Premio Baby Novel


Reglas:
1. Agradecer a quien te lo entregó: Gracias Giuly!

2. Mencionar que fue lo que te inspiró para crear tu blog:
Lo primero fue que me obligaron a crearme uno de fotografía para colgar mis trabajos.
Y la idea de éste vino sola.

3. Contar un chiste:


Una madre y su hijo iban a llegar tarde a la cena de Navidad,
y mientras la madre cerraba la puerta, le dijo a su hijo:
-Juanito, llama al ascensor.

Y Juanito se acercó al ascensor y lo llamó:
-¡¡ASCENSOR!!

4. Darselo a 3 blogs que consideres lo merecen: 


Podría darles estos premios a muchos blogs,
éstos son mis seleccionados:


Diario de una aprendíz de escritor, día XI

Una vez más queda certificado el hecho de que las personas son humanas allá donde estén. Vallan o vuelvan, sean niños, adultos o ancianos. El gen del egoísmo, el afán de salir ganador y de quedar por encima (en el mal sentido), nos carcome a todos. Y es un hecho que debemos aceptar: lo queramos o no.

De la experiencia de hoy he sacado dos cosas en claro: que el estado emocional y mental influyen en la manera de escribir y, sobretodo, en lo que escribes; y que hay mil y una formas de hacer que una persona se sienta mal, aunque esa persona no haya hecho nada malo.

A no ser que decir la verdad sea algo malo.

Ponte una mordaza, te dicen. Muérdete la lengua, te dicen. Pues no, gracias. No lo pienso hacer. Siempre que lo he hecho, la perjudicada ha sido "aquí, la presente".

Mi consejo de hoy: si queréis escribir una buena batalla, esperar a estar enfadados.

Correrá la sangre.

lunes, octubre 26

Diario de una aprendíz de escritor, día X

Y llegamos a la entrada número 10.

¡Vaya! Y yo que pensaba que no pasaría del 3, que eran el número de entradas que tenía escritas. Y es que, como dijo alguien alguna vez: no sabes lo que te depara el destino. Y quien diga lo contrario, miente descaradamente.

Y no es que no sea aficionada al esoterismo, que lo soy y ¡mucho! Pero incluso para el esoterismo hay límites. Podrán echaros las cartas mil veces, podrán poneros todas las velas negras del mundo y lanzaros no sé cuantos "males de ojo", pero ni siquiera éstas últimas son cosas eternas.

Y ahora os preguntaréis, ¿y qué tiene que ver su entrada 10, con el esoterismo?

Pues nada en realidad, pero como habitualmente escribo según el hilo de mis pensamientos, muchas veces mis escritos no tienen ningún tipo de sentido continuo. Afortunadamente, esto no me ocurre cuando hablo, porque de lo contrario me vería inmersa en un mar de problemas.

Pero, a que es realmente curioso. ¿Nunca os habéis parado a fijaros en los miles de saltos que damos continuamente en nuestra cabeza? Como un pensamiento nos lleva a otro, y éste a otro, sin que ninguno de los tres tenga ningún tipo de enlace. ¿Nunca os habéis fijado?

Pues deberíais hacerlo. Escucharse a uno mismo es muy bueno. Se descubren cosas que se desconocían sobre tu misma persona. Recuerdas cosas que tenías olvidadas y eres capaz de entenderte un poco mejor. E incluso puedes llegar a responder algunas preguntas que te haces, pero que no eras capaz de responder.

Y esa es mi conclusión de hoy: escuchate a ti mismo, para que los demás te escuchen. Conócete a ti mismo, para que los demás puedan conocerte.

Y sobretodo, descubras lo que descubras, se indulgente contigo mismo. Porque, al fin y al cabo, siempre has sido así; sólo que no te habías dado cuenta.

jueves, octubre 22

Poema a medianoche...

Amor de mañana,
¡Quién te viera!
Sueños en la noche,
Y al despertar, ¡ojeras!

A. Peña,
00:34 - 22/10/09

martes, octubre 13

Diario de una aprendíz de escritor, día IX

A veces, te ves saturado por mil ideas. Otras veces, te frustras por no tener ni siquiera una.

Fruto de haber experimentado no pocas veces ambas situaciones he llegado a la conclusión de que lo mejor es "guardar en tiempos de abundancia, para tener en tiempos de sequía". ¡Pero qué listos eran los campesinos de la Edad Media! Se las sabían todas y afortunadamente, la mayoría de sus enseñanzas han llegado a nuestros días. De una forma u otra, pero ahí están.

Tan simple como anotar las ideas que más te gusten o las que creas que puedes sacarles partido, para reutilizarlas cuando "estés de sequía".

Te sorprendería saber todo lo que trabaja nuestro cerebro. Continuamente pensando. Siempre dándole al coco.  Es tremendamente curioso cómo, después de leer algo que escribiste hace no se sabe cuánto tiempo, empiezan a venirte ideas acerca de esto o de lo otro. Ideas que cuando apuntaste la idea base, no se te ocurrieron. Y ahora están ahí, como si fuera cosa de las musas.

Pues puede que sean ellas, pero yo que vengo de ciencias, voy a permitirme la particularidad de pensar que es cosa de la máquina más sorprendente del mundo: la mente. El cerebro, la cabeza, la sesera, el coco, la masa medio gelatina medio esponja, que, en definitiva, es lo que nos diferencia de los seres vivos no pensantes. Y la que nos ha hecho hacer cosas tan geniales como viajar al espacio y cosas tan horrendas como construir las bombas atómicas. Pero esa es otra historia, y como decía Ende, debe ser contada en otro momento.

Aunque puede que sí, que sea cosa de musas. Porque, ¿qué hay más mágico que poder inventar algo?

miércoles, septiembre 23

Cuando, algunas veces, nos va bien

Internet ha regresado, aunque no por navidad. Pero sí justo a tiempo para el inicio de curso. Menos mal, porque de lo contrario ya me veía yendo día sí y día también a un ciber, y como que la economía no da para tanto.

También ha comenzado el nuevo curso en la Escuela de Arte. Sigo en fotografía, y, por si os interesa (que nadie está obligado), en mí página hermana Penya-Fotoblog podréis ver los trabajos que iré haciendo a lo largo del curso.

Sigo escribiendo, aunque un poco menos. No soy de las que se agobian, pero creo que es preferible organizarse bien desde el principio y conceder prioridades. No es bueno empezar muy fuerte, para apagarse después. Creerme, lo sé.

Como reza el dicho popular: "camina despacio, que tengo prisa".

Por ahora, me voy. ¡Pero tengo cosas atrasadas que publicar!, de modo que esta semana puede que me veáis un poco demasiado el pelo por aquí.

viernes, septiembre 18

Sin Título

Estoy teniendo problemas con la conexión desde hace un par de semanas. Los técnicos "supuestamente" iban a venir hace tres días, pero aquí no apareció ni Harry Potter montado en su escoba.

En fin, a ver cómo acaba todo esto. Ya os iré informando.

jueves, agosto 27

Diario de una aprendíz de escritor, día VIII

Cuando te estresas... ¿cómo se manifiesta ese estrés?

¿Eres de los que dejan de comer? ¿O de los que comen mucho? ¿Te irritas a la mínima provocación? ¿Tienes siempre ganas de pelear? ¿O, por el contrario, eres de los que se deprimen? ¿Sufres insomnio? ¿Te dan fuertes dolores de cabeza?

¿Tienes la costumbre de peinarte el pelo con las manos? ¿Te muerdes las uñas? ¿Te recolocas continuamente la ropa? ¿Escuchas compulsivamente una canción? ¿Eres incapaz de concentrarte? ¿No puedes dejar de pensar en "eso" que tanto te preocupa?

¡Felicidades! ¡Bienvenido al Reino del Estrés!

Habrá quienes reconozcan los síntomas porque ya los habrás tenido alguna vez. Otros abrirán mucho los ojos y exclamarán: ¡Eso me pasa a mí! ¿Significa que estoy estresad@?

Si te resulta familiar alguno de los síntomas o varios de ellos, seguramente, la respuesta sea sí. (Después de haber comprobado que no estáis enfermos, claro). Ahora bien, ya que sabes que estás estresad@, lo siguiente que hay que preguntarse es: ¿Por qué estoy estressad@?

En algunos casos, la razón es evidente. (Como en época de examenes o cuando la cita con el médico se aproxima). Otras veces, es más complicado saber el porqué.

El consejo que a mí me dieron hace mucho tiempo, pues desde pequeña he sido una persona que se estresa mucho, fue el que sigue:

Cuando notes que te estresas, párate un momento. Siéntate y piensa durante un momento. Pregúntate: ¿merece la pena estresarse por "eso"? ¿Tienes forma de que "eso" que te preocupa llegue a buen término? ¿O es algo que va a ocurrir lo quieras o no? La clave está en saber distinguir lo que tiene solución de lo que no la tiene.

Yo siempre me digo, si no tiene solución, ¿para qué voy a preocuparme? Y, simplemente, intento no pensar mucho en ello. Me lo tomo con filosofía, lo que tenga que ser, será.

Por supuesto, hay personas que son incapaces de actuar así. En ese caso, lo mejor que pueden hacer es relajarse. Y prepararse mentalmente para lo que tenga que venir. Prepararse para afrontarlo de la mejor manera posible. Pues si sentimos que, de alguna manera vamos preparados, nos es más sencillo encarar "eso" que nos estresa.

También ayuda el pensar en positivo. Pero, creo yo, eso va incluido en el carácter de la persona. Yo, por suerte o por desgracia, soy por naturaleza optimista. Los bajones me duran una o dos horas. Siempre me digo a mí misma que todo saldrá bien. Y cómo para rematar, soy cabezota de narices, tiendo a pensar que conseguiré todo lo que me proponga.

Pero, como ya he dicho, eso va con cada persona. Yo soy de las que me estreso y desestreso varias veces al día, ¿y tú?

¿Corre el estrés por tus venas o es un virus pasajero?
______________________________


Tengo un par de memes pendientes de Giuly, pero como el tiempo no me sobra, sólo haré uno por ahora. El otro tendrá que esperar.

Instrucciones:

1º- Coge el libro más cercano (no busques el libro más guay que tengas, hazlo con el que tengas al lado).
2º- Ábrelo por la página 123.
3º- Encuentra la 5ª frase o párrafo.
4º- Escribe la oración completa y copia éstas instrucciones.
5º- ¡Invita a 5 blogs a hacer lo mismo!.

"Empezaba a sospechar que, como el de caminar a ciegas, era sólo un modo de pasar el tiempo mientras llegaba la hora de la verdad. Y lo que le esperaba a una semana vista era para él todo un enigma."

El quinto mago,
Francesc Miralles.


El quinto paso me lo voy a saltar descaradamente e invito a quienquiera a hacerlo.

¡Eso es todo por hoy, amig@s!

miércoles, agosto 19

Unos versos al despertar...

Llamé al cielo, y no me oyó,
y pues sus puertas me cierra,
de mis pasos en la tierra
responda el cielo, no yo.

(vv. 2620-2623)
Don Juan Tenorio,
José Zorrilla.

martes, agosto 18

Diario de una aprendíz de escritor, día VII

A veces te levantas e intentas hacer la rutina de todos los días. Desayunar, hacer tus quehaceres diarios, ir al gimnasio, escribir un poco...etc.

Pero a veces, simplemente, no se puede. Lo intentas una y otra vez, pero por alguna razón adversa a ti, algo siempre te lo impide.

¿Y qué haces en ese momento?

Enfadarse y frustrarse es quizás la reacción más común. Tal vez te pongas de malhumor e intentes pagarlo con alguien, desahogándote con esa pobre víctima que ha tenido la mala suerte de caer en tus redes. ¡Pues mal hecho! Las personas de tu entorno no tienen el porqué de pagar tus enfados, si ellos no son la causa.

Los hay que se deprimen y se quedan todo el día tirados en el sofá haciendo zapping. ¡Mal de nuevo!

¿No habéis pensado que quizás, el que no seáis capaces de hacer algo en un determinado momento, no es porque los hados estén en vuestra contra sino porque no es el mejor tiempo para hacerlo?

Puede que estéis acostumbrados a un horario concreto. Hacer una cosa determinada a una hora determinada. Por ejemplo, yo no tengo horas concretas, pero sí que suelo vestirme justo después de levantarme. Y hacer la cama, luego de desayunar.

Pueden parecer tonterías, pero si te las cambian, ya te da la impresión de que algo no va bien. De acuerdo, es posible. Pero no tiene porqué ser así si vosotros no queréis. Podéis darle vueltas en la cabeza hasta que se os ponga dolor de cabeza o, por el contrario, seguir el truco del almendruco.

¿Qué, qué digo?

Que casa maestrillo tiene su librillo. Me explico. Es posible que muchos ya tenga su propia forma, como yo tengo la mía. La cual, tal vez, también puede ser la misma de muchos otros. Y es que lo que yo hago es que desconecto.

¿Qué no te sale una frase? Pasa a la siguiente. ¿Qué no consigues terminar de darle ese punto especial a una foto? Empieza con otra. ¿Qué por mucho que lo intentes no eres capaz de dar pie con bola? Haz algo totalmente diferente.

Que estás escribiendo, ponte a leer. Que estás dibujando, ponte a ver una película. Que estás cocinando, ponte a limpiar. A veces la mente se congestiona y se bloquea. No la presionemos, ¡qué descanse un rato! Se lo merece, la pobre no deja de funcionar ni en sueños.

Además, ¿no dicen que las mejores ideas vienen por casualidad?

________________________


Y antes de marcharme, quiero mencionar a un grupo muy especial. Ell@s son DJ's Radio, un equipo formado por diferentes personas de España, que se han unido para crear una radio musical a través de internet.

Tuve el placer de estar escuchándoles desde las diez de la noche, hasta las tres de la madrugada. Me hubiese gustado seguir conectada, pero el cansancio me venció. ¡Pero mañana pienso escucharlos de nuevo!

Comienzan a las tres de la tarde (hora española) y terminan entrada la madrugada. Durante ese tiempo pasan por varios turnos. Entre ellos está DJ Hada, Rosa de El Escaparate, un blog con mucho éxito. Un blog de ayuda para bloggers.

¡Pasaros a escucharles! ¡Os encantarán!

domingo, agosto 16

Diario de una aprendíz de escritor, día VI

¿Qué ocurre cuando vas por primera vez al pueblo de tu padre y conoces -también por primera vez- a parte de tu familia que aún no conocías? (Y eso incluye tí@s, prim@s, prim@s segundos, niet@s, sobrin@s, cuñad@s, suegr@s, algunos prim@s terceros e incluso los amig@s de varios de ellos).

Que sales de tu casa a las siete de la tarde, pensando... seguramente será todo un poco incómodo y volveremos temprano...

...Y entras en tu casa las siete de la mañana, diciendo... ¡y nosotros éramos los que íbamos a volver temprano!

Y salta tu padre, mientras mete la llave, y dice... bueno, técnicamente es temprano...

______________________________________________


¡Saludos desde los límites del fin del mundo!

Hace unas cuantas horas (diez en realidad), ocurrió un hecho sorprendente, algo paranormal y casi inaudito...

Luce Vagante recibió su primer premio.

¿Qué? ¿Qué pasa, qué no me creéis?

Pues ála, observadlo, la prueba está frente a vuestras narices. (Sí, si ya lo sé, queridos míos. Pero es lo que tiene ser detectives primerizos, que las pistas más evidentes se escapan a vuestros ojos).


Bien, bien, bien, permitidme que me ponga las gafas, porque de lo contrario no veo ni el teclado. Es una de las desventajas de tener una herencia miope en la familia (aunque mi ventaja es que me quedan jodidamente bien las gafas, todo hay que decirlo). A ver, instrucciones de uso: abra la caja con mucho cuidado, el contenido podría ser peligroso... blablabla... ¡ah! aquí están:

1. Agradecer al blog que me lo dio:
Conozco ese libro, blog que pertenece a Joaquín, es el que me ha otorgado el premio. ¡Hombre, gracias! Desde Argentina nada menos, ¡che boludo!

2. Decir 10 cosas honestas sobre mí:
No soy lo que parezco.
Me gusta coleccionar las entradas del cine, (la primera que guardé fue la de HP y la piedra filosofal, con 11 añitos).
Tengo camisetas de muchos equipos de fútbol, (la gente suele quedarse mirándome, cuando en el gimnasio, entro con la del sevilla y salgo con la del betis. ¡Y qué conste que no sigo el fútbol!).
Echo de menos estudiar química, biología y filosofía.
Cuando termine Fotografía Artística, voy a entrar en la carrera de Medio Ambiente (Ciencias Ambientales).
Escribí mi primer cuento a los seis años.
Siempre escribo
nube en lugar de nuve.
Empecé a hablar en valenciano, (a veces, sin darme cuenta, estoy hablando en castellano y, de repente, sigo en valenciano).
Cuando unos libros componen una saga, me gusta tenerlos todos en la misma edición. (Soy capaz de buscarlos durante años, hasta que los encuentro; y sino, nunca me los compro).
Tiendo a leer alrededor de tres a cinco libros a la vez.


3. Poner el logo del premio en el blog.
¡Ipso facto!

4. Seleccionar al menos 8 blogs y notificarles que les di un premio:
¡Toma candela! Acabo de levantarme y ya me han puesto a trabajar.

Escrituralandia

Librojoven

Are you happy now?

Angels of the Night

Mi Fábrica de Sueños

Librosintinta

Atrapalibros

Literatura Juvenil y Fantástica

sábado, agosto 15

Diario de una aprendíz de escritor, día V

¡¿Qué pasa con esos ánimos personajes y personajillas?!

¿A qué vienen esas caras de pesimismo y negatividad?

¿Dónde está el corage, la cabezonería y la impulsibidad?

¿Por qué decís lo intentaré, pudiendo decir lo conseguiré?

Es cierto que primero hay que intentarlo, pero ¿mientras lo intentas no estás más cerca de conseguirlo? ¡Pues dejémonos de chorradas banas y pasad al plato principal! Dejad de intentarlo y empezad a conseguirlo. Ése es mi consejo.

¿Qué no puedes? No, no me vengas con excusas. No es que no puedas, es que no te da la gana. Puede que sea dentro de un año o dentro de 20, pero "...no vamos a parar hasta conseguirlo". Hay que ser cabezotas y obstinados y pesados.

No hay que decir: ¡Lo intentaré!

No, lo que hay que decir es: ¡Lo conseguiré! Aunque tenga que ir al mismo fin del mundo, ¡por mis narices que lo hago!

(Esta es una de mis típicas frases de las que me siento más orgullosa, jeje. Y todo esto ha venido a raíz de la entrada de hoy en Escrituralandia, página muy recomendable)

Dos poemillas para reír

Lo coronaron de espinas.
Y casi lo dejan tuerto.
Hijo puta los romano',
¿No es pa' cagarse en sus muerto'?

Lo coronaron de espinas,
y lo ataron con cuerdas.
Y lleva dos mil años diciendo:
¡Viva er' Beti' man' que pierda!

Diario de una aprendíz de escritor, fragmento I

Miro a mí alrededor y me aseguro de que nadie me observa. Cuando me certifico de que el resto de los mortales están demasiado ocupados preocupándose por el tiempo, como para fijarse en lo que hago, llamo a la puerta. La golpeo dos veces rápido, dos lenta y otras dos rápida. Justo como me enseñó Matthias. Y luego espero a ver lo que pasa.

Sólo han pasado unos segundos cuando la puerta se abre y tiran de mí hacia dentro. La sala está vacía. No hay nadie excepto yo y Matthias, y una cafetera que pega silbidos descontrolada.

viernes, agosto 14

Diario de una aprendíz de escritor, día IV

¿Qué pasaría si un día te encuentras escribiendo un capítulo de tu novela y de buenas a primeras te das cuenta de que lo que acabas de escribir, cambiaría todo el sentido de la historia?

¿Ahora qué haces? ¿Lo borras? ¿Cambias el argumento? ¿Te inventas algo rápido para que "cuele"?

No sé vosotros, pero a mí no me gusta borrar nada de lo que escribo. Cualquier cosa puede servirte el día de mañana para componer algo. Os pongo un ejemplo: este blog. Todas las entradas de "Diario de una aprendíz de escritor" comenzaron siendo los borradores de una redacción que tenía que hacer para el instituto. (No, no estoy en el instituto. Afortunadamente ese tiempo ya pasó). ¡Y fijáos! Reciclando los desperdicios de la redacción, he podido dar forma a un blog que llevaba tiempo queriendo hacer.

Cambiar el argumento entero, sólo por un trozo o un capítulo, es bastante trabajoso. Sobretodo, si no tienes muy claro a dónde vas a llegar con ese capítulo.

Y, por supuesto, "inventarse algo para que cuele" queda totalmente descartado.

Si se hace algo, se hace bien. Cuesta el mismo trabajo hacerlo bien, que hacerlo mal. Es más, casi es más trabajoso hacerlo mal, ya que después tienes que rehacerlo para que quede bien.

Conclusión, ¿qué haces con ese trozo? Muy sencillo. (Sí, es tan tonto, que cuando me di cuenta me golpeé en la cabeza por no haberlo pensado antes). Tan sencillo como coger ese capítulo/trozo/párrafo, lo dejas a parte y continúas en el mismo lugar en el que habías empezado.

¡Quién sabe! Igual de ese párrafo luego sale una obra maestra.

Hoy empezamos con una cancioncilla

Somos los congitos,
Y estamos requete bien.
Vestidos de chocolate,
¡Con cuerpo de cacahue'!

jueves, agosto 13

Un poemilla para terminar el día

Ciento frío,
Ciento gente.

Ciento quince,
Ciento veinte.

Diario de una aprendíz de escritor, día III

Algunos días te levantas con ganas de hacer nada. ¿Os ha pasado alguna vez?

Esos días que te despiertas en tu cama, miras por la ventana y lo ves todo oscuro; pero que en realidad ya está claro el cielo y son tus legañas las que no te dejan ver. ¿Lo habéis sentido alguna vez?

Días en los que te quedarías dando vueltas en la cama. En los que como mucho, te levantarías para comer e ir al servicio. Días en los que te duele la cabeza y te mareas al intorporarte de la cama, y te dices, voy a dormir un rato más. Pero entonces recuerdas que te quedan muchas cosas por hacer. Como terminar un par de reportájes fotográficos para clase o escribir un poco más de tu novela. ¿Los habéis tenido alguna vez? Para ir más lejos -cáptese la ironía- hoy ha sido un día de esos. Para mí, claro.

¿Y qué puedes hacer? Te preguntas. ¿Me rindo a mis deseos o hago un sobreesfuerzo, me levanto de la cama y comienzo el día?

¡Ay, amig@s! Y es aquí precisamente dónde se ve cómo es cada uno. Y cómo afronta los retos en la vida. Porque luchar contra tus deseos, tus miedos y tus impulsos, no son más que retos. Aventuras, pruebas que nos pone la vida para que nos superemos día a día. No diré qué debéis hacer, pues creo que eso debe decidirlo cada cual a su modo, pero sí os diré lo que hice yo.

Me levanté, desayuné, me vestí, cogí mi cámara y salí a la calle. Me había puesto el reto de terminar unos reportajes para clase de fotografía. (¿No os lo he dicho? Pues sí, estudio fotografía) De hecho, me reté a no volver a casa hasta que, cómo mínimo, la mitad de la targeta estuviese llena. ¿Y sabéis qué? Salir a la calle me despejó, me quitó el dolor de cabeza y me inspiró tanto, que ahora tengo que vaciar 4Gb. Y pasar a ordenador diez hojas escritas a doble cara.

Mirad por donde, había salido a hacer fotografías y no sólo las hice, sino que tabién terminé un par de capítulos.

¿Quién dice que lo que comienza con un día horrible no se puede convertir en uno genial?

miércoles, agosto 12

En días malos, algunas luces se encienden

Sí. Las personas tienen días malos.

El mio, salvo por un par de excepciones, lo ha sido.

Pero sólo por ese par de excepciones, vale la pena haber vivido este día.

Un poemilla para empezar el día

Me lo dijeron ayer las lenguas de doble filo,
Que te casaste hace un mes y me quedé tan tranquilo.
Otro en mi caso se hubiera echado a llorar,
Pero yo cruzándome de brazos dije que me daba igual.
Porque sin ser ni tu marido ni tu novio ni tu amante,
Soy el que más te ha querido, y con eso tengo bastante.

lunes, agosto 10

Diario de una apredíz de escritor, día II

De vez en cuando, sucede. La inspiración se va y no tienes ganas de escribir.

¡Pero no! No debéis rendiros tan fácilmente. Debéis echar mano de toda vuestra fuerza de voluntad y sentaros frente al ordenador o vuestra libreta y escribir. No importa que sea una frase o un pequeño párrafo lo que consigáis. Pero nunca dejéis de escribir.

Yo ya lo había leído muchas veces, eso de que la inspiración se puede domesticar. Y es cierto. Si pones de tu parte, y escribes, aunque no tengas ganas, puede que ni el primer ni el segundo día funcione. Pero ya verás como al tercero, hay algo.

Lo sé, lo he comprobado.

sábado, agosto 8

Diario de una aprendíz de escritor, día I

Cuando un día, como cualquier otro, veas una película y pienses: yo habría hecho otro final.
Cuando un día, como otro cualquiera, termines de ver una serie y pienses: yo habría hecho otro final.
Cuando un día, como todos los demás, acabes de leer un libro y pienses: yo habría escrito otro final.
Y ese mismo día, decidas escribir ese final que te habría gustado…
Amig@ estás condenado.

Es el poder de la imaginación que te ha atrapado. Y una vez que te atrapa, ya no te deja marchar.

Pero, ¡cuidado!

Si eliges el camino de la creación, ten presente que no es un camino de rosas. Es un camino escarpado y en desnivel, en el que puede haber trampas, arenas movedizas y si te descuidas, incluso un precipicio. Pero sobretodo, es un camino largo y muy lento. Aunque tremendamente hermoso y satisfactorio.

Así que si te decides: ármate de paciencia, de voluntad y de resignación.

Porque habrá ocasiones en que quieras mandarlo todo a la basura y tendrás que coger tu paciencia, sentarte y seguir. Ocasiones en los que no seas capaz de continuar. No importa, siéntate en tu silla favorita, aférrate a tu voluntad y continúa. Y ocasiones en que lo veas todo tan negro, que ni la paciencia ni la voluntad consigan ayudarte. Es el momento para apoyarte en la resignación y de nuevo, insistir.

No lo pienses, sólo hazlo. Porque si lo piensas, entonces amig@, tu no estás hech@ para esta vida.

Diario de una aprendíz de escritor

No existe una razón concreta para querer escribir una historia. Sencillamente un día, decides hacerlo y lo haces.

Y llega un momento en que deseas transmitir esa historia al público. Deseas que ellos te lean, deseas que te den su opinión. Deseas decirle al mundo: ¡Eh, aquí estoy!

Porque leer uno mismo sus propias historias no satisface igual que si alguien las lee. Y si ya no sólo las leen, sino que te dicen: Oye, no está mal. Entonces eres la persona más feliz del mundo.

Al menos, así debería ser para cuantas personas han hecho de la escritura su forma de vida. Que no su profesión. Pues no es lo mismo quien vive para escribir, que quien escribe para vivir.

Y aunque quizás yo no sea la más indicada para ser escritora, me gustaría -como mínimo- escribir algún día mi propio libro. Y poderle decir al mundo:

¡Eh, aquí estoy!

viernes, julio 31

Con la casa a cuestas...

Así es como me siento cada vez que me voy de fin de semana al campo. 

Y lo malo es que me llevo de todo y al final no hago nada. Y el día que no me llevo algo, lo necesito. 

Vaya cosas. 

Lo peor es no tener internet. Me aburro como una ostra.

Al menos, puedo escribir.

lunes, junio 29

No te acostarás sin saber una cosa más...

Siempre recuerdo esa frase que me decía mi abuelo los días que, por una razón u otra, son especialmente intensos. Fue el caso del viernes pasado. 

Normalmente, no soy de las que ve mucho la televisión ni de las que escucho la radio por iniciativa propia, pero si alguien la tiene puesta, me gusta escucharla. Fue así como me enteré de la muerte de Michael Jackson. 

Tengo que decir que no soy una fan incondicional de Mike, de modo que no me puse a llorar ni grité ni hice nada parecido. De hecho sólo parpadeé y pensé "Vaya, eso sí que no me lo esperaba". Y sí, es cierto. Francamente, a nadie le gusta levantarse de buena mañana y que lo primero que oigas es que se ha muerto una persona tan importante. Porque él era una persona importante para muchas personas. Eso es más que evidente.

De modo que me dirigí a la cocina, me preparé mi desayuno y me senté frente a la televisión. La encendí y en todas y cada una de las cadenas estaban emitiendo un "Especial Michael Jackson". O si no lo estaban transmitiendo, lo estaban anunciando para después. Y no pude evitarlo, me enganché. Y eso que a mí por las mañanas no me gusta ver la televisión. (Como ya he dicho, no la veo mucho. Pero es que por las mañanas no la veo nunca).  Supongo que el viernes fue un día especial. 

No sé vosotros, pero cuando me interesa algo, a mí me gusta saberlo todo sobre ese "algo". Así que como podéis imaginar (y si no, ya os lo digo yo), me tragué todos y cada uno de los programas que echaron sobre la muerte de Mike. Empecé por la cadena Cuatro, cuando justamente estaba hablando el psicólogo-forense que suele salir en Cuarto Milenio; le siguió Antena3, con una tertulia de periodistas; después vi la TVE, dónde sólo vi unos videos y por último la 5, con Ana Rosa  Quintana criticando al cantante. Por supuesto, la cosa no quedó ahí y mientras echaban anuncios en las respectivas cadenas, yo indagaba en internet los miles de artículos publicados que había. El País, el ABC, el MUNDO, el Correo de Sevilla, La Razon, La Vanguardia, Diario 16, 20 Minutos, ADN...  Fueron sólo algunos de los artículos que me leí, entre los de periodístas profesionales e internautas aficionados como yo. Todos tenían algo que decir. En sólo una mañana aprendí más cosas de Mike que en el resto de mi vida. O quizás no sólo de él, sino de toda la gente: tanto la que le seguía como la que no. 

Eso me hizo pensar en lo curioso que es que una persona se vuelva famosa. En lo que puede llegar a influir en el resto de la gente. Y eso me recuerda que en una de las cadenas le hicieron una pequeña entrevista a un fan, tan incondicional según él, que se había operado para parecerse a él. O para ser su clon, que todo puede ser. Y todo esto seguramente me llevaría a reflexionar, como muchas veces he hecho ya, acerca del hecho de ser famoso. Pero si lo hiciera me desviaría del tema y eso no es lo que quiero. 

En realidad, lo que quería en un principio era hacer mi particular homenaje a éste hombre y es lo que sigo queriendo hacer. Pero, ¿cómo escribir de alguien a quien no conoces ni podrás conocer nunca? Sencillamente no se puede. En realidad, lo único que podemos hacer son meras especulaciones sobre lo que "parecía ser" o lo que se "suponía que era". De lo que "podía o no sentir". Pero nada más. Y es que lo que era, lo que pensaba y lo que sentía se lo llevó a la tumba, como otros tantos antes que él. 

No le recordemos por los infurtunios ni por las supuestas extravagancias. Recordémosle por lo que consiguó: Fue el primer cantante negro en salir en una portada de los Rolling Stone. Tiene el Record Guinness del famoso que más dinero ha donado a causas sociales. Fue el primero en llegar a ser un ídolo de masas mundial.

 

¡Oh! Y por si no lo sabíais tiene el album más vendido de toda la historia. 

Casi nada.