viernes, julio 31

Con la casa a cuestas...

Así es como me siento cada vez que me voy de fin de semana al campo. 

Y lo malo es que me llevo de todo y al final no hago nada. Y el día que no me llevo algo, lo necesito. 

Vaya cosas. 

Lo peor es no tener internet. Me aburro como una ostra.

Al menos, puedo escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario