martes, agosto 31

Diario de una aprendíz de escritor, día XVIII

Últimamente sólo tengo ganas de hacer una cosa: escribir.

Sí, sí, ya sé que, en teoría, debería ser una buena noticia. Pero no lo es. Porque justo ahora debería concentrarme en aprobar mis exámenes de septiembre, y no pensar en lo mucho que me gustaría estar hora tras hora dejando volar mi imaginación frente a la pantalla del ordenador.

¿A qué es una putada? ¡Qué si lo sabré yo!

Después de meses de bajón, la inspiración y las ganas me vienen dos semanas antes de enfrentarme a septiembre. Desde luego los musos tienen una irónica forma de jodernos la vida.

No pueden llegar cuando tenemos tiempo y podemos dedicarnos a escucharles con todos los sentidos, no, ellos se aparecen nada más y nada menos cuando la presión y la ansiedad y las ganas de olvidarte del mundo se ciernen sobre nosotros.

Y repito: es una pu-ta-da.
Con todas las letras.

Y ahora que medio me he desahogado, voy a volver a mis libros. No sin antes disculparme por mi algo poco afectuoso vocabulario.

Señores, señoras, que tengan un buen día.

2 comentarios:

  1. Ja!.. No lo sabré yo.. Se me viene la inspiración en cualquier sitio donde no tengo donde apuntar y asi se me escapan las ideas super facil...

    Saludos y buena suerte en tus exámenes!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! ¡Ojalá todo vaya bien y llegue pronto el sábado!

    ResponderEliminar