domingo, marzo 28

Diario de una aprendíz de escritor, día XIII

¿Alguna vez habéis intentado hacer una cosa varias veces pero nunca habéis podido? Yo sí.

Llevo intentando publicar varias semanas, pero ciertos problemas y otras ocupaciones varias, me lo han impedido. También llevo intentando escribir un mismo capítulo de una de mis historias sin éxito. Y he aquí la pregunta: ¿qué hacéis cuando os es imposible escribir algo?

Habrá quienes se estresen, otros se frustrarán y se enfadarán consigo mismos. Habrá quienes empiecen a calentarse la cabeza y a preocuparse por lo que escriben. Mi consejo es: si no puedes escribir una parte, escribe otra.

Muchas veces hay partes, cuando escribes una historia original, que se te atascan. Por experiencia, lo sé. Me ha pasado multitud de veces. Hay veces, que no se está emocionalmente predispuesto a ciertas partes, y por eso cuestan más de escribir. Otras partes no sabemos cómo empezarlas o cómo exponerlas. Y otras, nuestro conocimiento acerca de lo que escribimos es tan poco que nos es imposible explicarlas.

Por eso, cuando empecéis a escribir acerca de un tema determinado, aseguraos de que sabéis lo suficiente para poder escribir y que os entiendan. Y para poder explicaros correctamente. No es necesario exponer cada conocimiento acerca del tema. NO hablamos de una tesis de universidad. Hablamos de un libro que han de leer personas y esas personas quieren entender, pero no estudiar. Hay que recordar que un libro es algo para entretener, no para aburrir.

Mi consejo: investigar antes de comenzar a escribir. Luego, se hace pesado si ya tienes escrito algo y lo tienes que cambiar, tras haber investigado.

Conclusión: escribir no debe ser tomado como una obligación, pero si comenzamos ha hacerlo, qué mínimo que hacerlo bien.