domingo, octubre 21

Cyberbullying: el caso de Amanda Todd

Supongo que todos habréis oído hablar de Amanda Todd. 

Era una chica canadiense de quince años que se suicidó el pasado 10 de octubre y que había sido víctima de acoso escolar y ciberacoso desde los doce, cuando un extraño la engañó para que le mostrara sus senos. Ahí empezó su tortura, que terminaría en un trágico desenlace. El video que ella misma colgó sigue en Internet por petición expresa de su madre. También hizo una presentación acerca del ciberacoso.

"Es lo que ella hubiera querido", Carol, madre de Amanda.

Éste no es el primero de los casos de adolescentes, que hartos de injusticias y de insultos, terminan acabando con su vida, ya que piensan que es la única solución. Por desgracia, dada la sociedad en la que vivimos, probablemente, no será el último. Y es que desde que los humanos son humanos, el mal está intrínseco en nuestra naturaleza. 

Amanda era una niña como otra cualquiera, a quien le gustaba videochatear para conocer gente nueva. Y fue uno de esos tipos, los pederastas y anónimos que se dedican a mentir a los niños ganándose su confianza para lograr que se desnuden frente a la cámara, el que consiguió la captura que le cambiaría la vida a esta desventurada chica. 

Lo que siguió fue una serie de mudanzas y nuevos colegios que nada hicieron sino continuar el tormento. El anónimo no sólo la acosaba él mismo, también consiguió que la hostigaran en la escuela. La persiguió en todos sus cambios de domicilio y cuando todo parecía que iba a mejorar, el suplicio comenzaba de nuevo. Sufrió depresión; tuvo ansiedad y ataques de pánico; se cortaba; tomó drogas y alcohol; además de un grave problema psicológico. El último verano no salió de casa. Su madre pensaba que estaba mejorando. Pero el miércoles pasado fue encontrado su cuerpo sin vida. Finalmente, tras varios intentos, no pudieron salvarla. Se había suicidado. La policía continúa investigando el caso y siguieron una pista hasta EEUU, pero todavía no se ha encontrado al culpable.

Sólo conozco el caso de Amanda desde ayer y el hecho de que no haga ni dos semanas de su muerte, me dejó en shock. También me hizo recordar mi propia experiencia: en la que durante mi infancia me marginaron, me humillaron y pasé sola y sin amigos hasta prácticamente la universidad. No puedo decir que mi experiencia fuera tan brutal como la de ella, pero dejó una huella en mi que no creo que se borre nunca.

Por eso, y porque aún recuerdo, quiero hacer lo que esté en mi mano para que todos aquellos jóvenes que se sientan desdichados o piensen que no tienen salida sepan que no es así. No están solos aunque lo parezca. Deben confiar en la familia, acudir a la policía y jamás, jamás rendirse.

A continuación pongo algunos enlaces que pueden resultar de interés:

Páginas en facebook: Stop bullying (inglés), No al ciberacoso.
Páginas de ayuda: Protégeles (línea de denuncia), Que no te la den (help line para la prevención del acoso sexual). Ciberacoso (legislación española).
Decálogo contra la ‘sextorsión’
La asociación Pantallas Amigas ha elaborado un decálogo contra lasextorsión para guiar a aquellas personas que están siendo sometidas a chantaje por otra que tiene una imagen comprometedora suya. Ningún caso es igual a otro, dice la organización, pero estos consejos buscan ayudar a una mayoría de víctimas, siempre con la ayuda de un adulto, a la espera de que la denuncia arroje resultados.
Pide ayuda. Solicita el apoyo de una persona adulta de confianza.
No cedas al chantaje. No accedas a las peticiones del chantajista si con ellas le haces más fuerte.
No des información adicional. Cualquier dato o información puede ser usado por quien te acosa.
Guarda las pruebas. Cuando te amenace, te muestre cosas delicadas... captura la pantalla y anota día y hora.
- Retira información delicada. Borra o guarda en otro lugar informaciones o imágenes privadas que puedas tener. Si no lo has hecho, tapa la webcam.
Elimina malware. Asegúrate de que no tienes software malicioso —troyanos, spyware...— en tu equipo.
Cambia las claves personales. Puede que esté espiando tus comunicaciones en las redes sociales.
Comprueba si puede llevar a cabo sus amenazas. Muchas amenazas son faroles, no son ciertas.
Avisa a quien te acosa de que comete delito grave. Debe saber que la ley le puede perseguir y que tú lo sabes.
Formula una denuncia. La ley persigue con dureza este tipo de delitos, especialmente si eres menor de edad.

Repito, si tú o alguien de tu entorno está sufriendo acoso, díselo a tus padres, denúncialo en las lineas de ayuda y acude a la Policía. 

Seas quien seas, recibe todo mi apoyo y mi ánimo. No te rindas. Sé fuerte, se valiente, nada dura para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada